ENGLISH
logo
X

Contacto Estudio

Las oficinas de Garnham Abogados están ubicadas en:

Dirección:

Isidora Goyenechea 3365, Oficina 501 Las Condes Santiago, Chile

Teléfono:

+56 2 3223 6310

E-mail

admin@garnham.com

Ubicación

BLOG

SUSCRIPCIÓN NEWSLETTER

SII CAMBIA CRITERIO EN FORMA DE DETERMINAR CÁLCULO DE RENTAS PASIVAS A DECLARAR

25 Septiembre, 2018
imagen noticia

Por: Patricia Campos, asociado Garnham Abogados

Oficio N° 1.958 del pasado 20 de septiembre señala que se deben computar las rentas pasivas de la misma forma en que se determinan las rentas líquidas imponibles del Impuesto de Primera Categoría. Anteriormente el organismo había señalado que se debían considerar los ingresos brutos de la entidad extranjera, ya que éstas eran las sumas que se perciben o devengan.

El artículo 41 G de la Ley sobre Impuesto a la Renta establece que los contribuyentes o patrimonios de afectación que directa o indirectamente controlen entidades sin domicilio ni residencia en Chile deberán declarar y considerar como ingreso las rentas pasivas percibidas y devengadas que generen dentro de un ejercicio comercial.

Los contribuyentes domiciliados, establecidos o residentes en Chile no deben considerar como devengadas las rentas pasivas percibidas o devengadas en el ejercicio por entidades controladas en el exterior, cuando no excedan de 2.400 Unidades de Fomento en total al término del ejercicio respectivo.

Para efectos del cálculo del límite señalado, el Servicio de Impuestos Internos (SII) había señalado en su Oficio N° 2.399 de fecha 06.11.2017, que se debían considerar los ingresos brutos de la entidad extranjera, ya que éstas eran las sumas que se perciben o devengan.

Esta interpretación, tremendamente controvertida en su momento, ha sido rectificada por el SII recientemente mediante Oficio N° 1.958 de fecha 20.09.2018, señalando que, para efectos del cálculo del límite de las UF 2.400, se deben computar las rentas pasivas de la misma forma en que se determinan las rentas líquidas imponibles del Impuesto de Primera Categoría.

En otras palabras, este nuevo criterio grava el ingreso o utilidad líquida, permitiendo que el contribuyente pueda deducir previamente los costos y gastos en los cuales incurrió para generar tal utilidad.

Este cambio de criterio aclara las dudas y cuestionamientos que generó el primer oficio señalado, ya que éste obligaba a los contribuyentes a computar sólo sus ingresos brutos, sin deducción alguna. De este modo, obligaba al contribuyente a incluir sus rentas pasivas en el exterior, incluso en casos en que no se hubiera producido una utilidad.