ENGLISH
logo
X

Contacto Estudio

Las oficinas de Garnham Abogados están ubicadas en:

Dirección:

Isidora Goyenechea 3365, Oficina 501 Las Condes Santiago, Chile

Teléfono:

+56 2 3223 6310

E-mail

admin@garnham.com

Ubicación

BLOG

SUSCRIPCIÓN NEWSLETTER

CRÉDITOS POR IMPUESTOS EN EL EXTRANJERO PODRÁN SER APROVECHADOS POR UN CONTRIBUYENTE DISTINTO AL QUE PERCIBIÓ LAS RENTAS

07 Enero, 2019
imagen noticia

El Oficio Nº 2805, publicado por el Servicio de Impuestos Internos (SII) el pasado 28 de diciembre, estableció un cambio de criterio sobre la utilización de los créditos por impuestos pagados en el extranjero en el contexto de una división, al permitir que éstos puedan ser aprovechados por un contribuyente distinto al que percibió las rentas que los originaron.  

Por Andrés López, Asociado Garnham Abogados

Esta decisión rompe con el criterio de los "derechos personalísimos" que el SII ha aplicado en múltiples ocasiones respecto a los créditos fiscales, modificando lo había señalado en el Oficio N° 283 del año 2013, donde se estableció que "...el crédito por impuestos pagados en el extranjero sólo puede ser aprovechado por el contribuyente que percibió los referidos dividendos y en ningún caso por la nueva sociedad resultante de la división."

La Ley sobre Impuesto a la Renta dispone que todos los componentes del patrimonio de la sociedad dividida deben asignarse entre las sociedades involucradas, en proporción al capital propio tributario de ambas. (Ver Circular N°49 de 2016).

En consideración a lo anterior, el Oficio Nº 2805 determinó que los créditos por impuestos pagados en el extranjero (registrados en el SAC) son parte del patrimonio de una sociedad. De este modo, si tal sociedad es dividida, los créditos mencionados (junto con los demás créditos contenidos en el SAC) deberán dividirse en proporción al capital propio tributario de ambas.

La interpretación anterior implica que, la sociedad que nace de una división podría aprovechar los créditos por impuestos pagados en el extranjero que pueda contener el SAC que se le asignó producto de la división, sin perjuicio de que tales créditos se hayan generado por rentas que no percibió. Esto modifica el principio tradicional (y a nuestro juicio equivocado) relativo a los derechos personalísimos asociados al uso de créditos y pérdidas fiscales.