ENGLISH
logo
X

Contacto Estudio

Las oficinas de Garnham Abogados están ubicadas en:

Dirección:

Isidora Goyenechea 3365, Oficina 501 Las Condes Santiago, Chile

Teléfono:

+56 2 3223 6310

E-mail

admin@garnham.com

Ubicación

BLOG

SUSCRIPCIÓN NEWSLETTER

COLUMNA TRIBUTARIA ¿Podemos tener un IVA progresivo?

13 Agosto, 2020
imagen noticia

Los déficits fiscales proyectados para la próxima década nos obligarán a tomar medidas de alto impacto tributario.
Para aumentar la recaudación, reducir la desigualdad y obligar a pagar más a los que más tienen, se han hecho diversas propuestas.


Por Arturo Garnham / Patrick Humphreys, Socios
Garnham Abogados

En cuanto al IVA, algunos plantean que “no hay que tocarlo” ya que es el impuesto más recaudador, difícil de evadir y eficiente que tenemos. Otros critican las propuestas de generar un IVA de tasa diferenciada (donde los productos de primera necesidad tengan tasas menores), ya que con ello se generan espacios de elusión y evasión.
 
A contracorriente, recientemente el economista Herman Bennett reflotó la idea de transformar el IVA en un impuesto progresivo, devolviendo todo o parte del IVA pagado por segmentos de bajos ingresos, apoyándonos en las nuevas tecnologías, la boleta electrónica y en un sistema con topes para evitar su mal uso.
 
De ser posible construir este IVA progresivo, no sería descabellado pensar en un alza en su tasa como parte importante de los esfuerzos tributarios de los próximos años, generando una mayor recaudación, minimizando las distorsiones económicas normalmente asociadas a alzas de impuestos y evitando su regresividad natural.
 
En efecto, los medios tecnológicos actuales debieran permitir identificar a los consumidores de bajos recursos y devolverles todo o parte del IVA asociado a su consumo, en una forma muy similar a lo que ocurre con las devoluciones de impuestos a nivel de impuestos a la renta.
 
Adicionalmente, a través de este mecanismo se fortalecería la mayor debilidad recaudatoria que tiene el IVA actual: las “ventas sin boleta”. Si las personas tienen claro el monto del impuesto que pagan en cada transacción y que todo o parte del mismo les será devuelto en dinero, existirá un incentivo poderoso para exigir su boleta electrónica, disminuyendo la evasión del IVA y el comercio informal.
 
Estamos conscientes de que esta medida presenta muchos desafíos, pero creemos que es fundamental explorarla como una forma de abordar el problema fiscal que se nos avecina. Después de todo, en tiempos complejos hay que pensar sin límites o prejuicios y recurrir a medidas creativas.

Lea AQUI la columna publicada en Diario Financiero.